ctrl + alt + del

Porque muchos necesitarían resetearse...

viernes, mayo 07, 2004

Despertares.
Estos últimos días he tenido un despertar... triste, por así llamarlo.
Ayer me despierta mi vieja, acababa de llegar del médico con una noticia poco agradable: a mi abuelo le encontraron cáncer de garganta.
Sí, a mi abuelo que el sábado pasado ganó su vigésimoquiensabecuántos trofeo de truco después de ganarle a no sé que parva de jubilados. El mismo que hace unas semanas recién llegó de veranear en Brasil, lugar al que fue después de veranear en Mar del Plata (sí, en el mismo verano... ir a un solo lado tiene poca onda para él) y ya está viendo cuando se va para las termas. Al parecer la jodita esa de fumar se cobra sus asuntos con el tiempo...
Bueh, pero más allá de la angustia que esa idea me provoca, estoy tranquilo porque mi abuelo viene viviendo piola toda su vida, estoy seguro de que es feliz y que alegró a la gente que lo rodeó siempre. Él dice todo el tiempo que ya no le pide nada más a la vida y que desde que falleció mi abuela está viviendo de yapa.
Por otro lado sería el único abuelo que tuve que se vaya a una edad y por razones ""justas"". Eso fue ayer.
Hoy me despierta otra vez mi vieja, pero más temprano. Abro los ojos y veo parado en mi puerta un cuerpo que no es el de mi vieja, que no tiene la voz de mi vieja, pero es mi vieja. En una frase monocorde y casi de ultratumba me dice que llame a un médico. Lo llamo, mi vieja que casi no podía caminar se quería poner a ordenar la casa porque venía el médico (?), náuseas a cada rato, órdenes sin sentido, cae la ambulancia, que pum que pam, pastillita, crisis nerviosa por lo de mi abuelo, andá a comprarle este remedio, no la dejes sola (contradicción), llamo al vecino de confianza, no atiende, quedate tranquila acá ma, voy, vuelvo, aviso a mi viejo, aviso a mi hermana...
Después vino mi hermana. Ahora mi vieja está re zombie por la medicación y se pone a llorar a cada rato pero se mueve y hace cosas.

¿Con qué me encontraré al despertar mañana?

Corría el año 2000 cuando salgo del subte en Chacarita y veo un afiche que decía "Concierto de Stick: Guillermo Cides...bla bla". Haciendo uso de mi notoria -aunque azarosa- memoria, pensé "ah... leí por ahí que este era un flaco que tocaba un instrumento reloco". La foto no daba lugar a confusión, ya que mostraba a un melenudo con algo que bien podría ser un tablón de parquet lleno de cuerdas.
No me costó convencer a mi pequeño amigo Monsieur Bonet de que me acompañe a dicho concierto (eran esas épocas donde uno le decía al petiso... "vamo' a un show?", "vamo", "vamo' al almacén?", "vamo", "vamo' a un campo de concentración?", "vamo".) Fuimos a La Trastienda, $15 que me dolieron hasta el fondo del bolsillo y después sólo fue escuchar...
Mis $15 se amortizaron a los... 20 segundos pongámosle. Groso, muy groso, era una bola de sonido en estado plasmático que descendía sobre vos y te absorvía, dejándote en una atmósfera casi degustable, palpable, de música. Una bola sonora completamente nueva, porque ahí todo era nuevo, el instrumento, el sonido, la interpretación... todo. El show... increíble, con el tipo tocando en medio del público, te hacía un tema al lado del pelado de la punta y al otro tema se te había puesto atrás tuyo. Invitados por ahí mechados cada tanto, saxos, bombo, guitarras, percusión africana, y en un momento cayeron como 5 o 6 monos más con sticks a tocar todos juntos.
Es imposible que pueda explicar exactamente lo que fue eso. Yo estaba pasando por una etapa rara de mi vida y en esa noche todo me pareció más claro y me llené de esperanzas. Cosa que duró un par de horas nomás, la música puede llegar a inspirarte los sentimientos más hermosos pero ni en pedo te va a cambiar la vida. (Conclusión parcial: no jurar amor eterno a nadie en medio de un recital).
Salí del lugar súmamente flasheado y con muchísimas ganas de aprender a tocar stick. Después me di cuenta que mejor no, porque si me llegaba a salir, me iba a creer Dios e iba a ser un garrón.

Bueno, pero todo esto fue una introducción a lo que realmente quería decir, y es que hoy me crucé con una revistita de distribución gratuita que tenía una nota a Guillermo Cides y el tipo decía un par de cosas locas. Primero, aprendió solo porque cuando empezó había dos ñatos que tocaban nomás acá y en bandas (7 Delfines y Soda Stéreo) y el lo veía como un instrumento solista. El chabón se inventó la técnica así de una, es autodidacta y no sabe leer partituras.
pregunta: Vos editaste un CD con música de Bach, ¿eso lo hiciste de oído?
respuesta: Sí, era escuchar cada uno de los violines y tocarlos (...). Yo vivía en Holanda donde había una biblioteca que alquilaba CD's y yo los iba alquilando de a uno. En mi casa escuchaba cada linea melódica y las grababa. Hice todo el proyecto sin leer una nota.
Capo!
Después cuenta que toca con equipos simples y antiguos, por lo cual aumenta mi admiración.
pregunta: Bueno, para terminar ¿Cuáles son tus influencias?
respuesta: Yo soy un ignorante de la música, no escucho música, no tengo compactera, nunca tuve y no tengo discos... escucho a veces música clásica. Yo hago algo parecido a lo que hace Brian Eno, no escucho música para que lo que salga de mí sea único, distinto. (Esto demuestra que el tipo está más allá del Bien y el Mal)
Pero obviamente, hay algunas cosas que me gustan: Iggy Pop, Pixies, Siouxie & The Banshees, The Cure, toda esa sonoridad me atrapó mucho...
(Creo que lo amo).

Luego de este post tendencioso les digo: Bájense algo que salga de un stick, rápido.

jueves, mayo 06, 2004

Pensando (?) hace unos días llegué a la conclusión de que la vida no es una cagada, sino que hay mucha gente en el lugar equivocado.
Y yo todavía no encontré el bondi que me deje bien.

miércoles, mayo 05, 2004

Según el test ideológico de este sitio soy Izquierdista.
Lo hice para "ver que onda" porque realmente no es algo que me quite mucho el sueño, pero me quedé pensando un rato en cosas que estuve charlando hace pocos días entre amigos.
Lo de Libertario suena bien, suena definitivamente bien, pero me da la sensación de que como están planteadas las cosas hoy en el mundo, "Libertad" no es ser felices y correr por el prado sin que nadie nos prohiba nada, sino más bien que cada uno haga lo que se le canta y que en ese marco el más poderoso pueda reventar a los demás. Que cada uno haga lo que quiera, pero si lo que hace fulano a mengano le parece una amenaza, este tiene la libertad de ir y llenarle el país de bombazos.
Dios le dio la libertad al Hombre de elegir sus acciones y este se hizo el piola y perdió el Paraíso. (No soy católico, pero la Biblia a veces da ejemplos geniales).
El Turco nos dio la libertad de comprar una mermelada sueca a $1 e hicimos cagar fuego a la industria nacional. (Esto suena a comparación entre El Turco y Dios, cosa que me da miedo realmente).
Con las libertades personales no tengo problemas, pero con las económicas, tengo mis serias dudas...
Para finalizar, disculpen mi ignorancia.

Ya me estoy odiando por este post.

Hoy me dijeron que mi corte de pelo actual es más alternativo que el de antes. No entiendo como puede alternar el pelo cuando no tiene más de 8 o 9 mm de longitud. Si uno lo tiene más largo puede hacerse un día raya de coté otro al medio, otro jopo, otro una cresta punk e ir así alternando de peinado, pero si uno está pelado no, no señor.
O sea que debería haber respondido que mi pelo no es alternativo, sino estático o constante, pero las genialidades (?) siempre se me ocurren tarde.

Cambiando un poco de tema, venía demasiado bien con mi optimismo, demasiado rápido y embalado, pero se me cruzó un pensamiento y yo clavé los frenos. Desgraciadamente mi psiquis no tiene ABS, derrapé y me hice bosta.

P.D.: No llegué del otro lado de la cuerda.

martes, mayo 04, 2004

Hoy noté que generalmente voy a la facultad a descansar.
Evidentemente hay algo que no estoy entendiendo del todo bien.

Receta.
Uno está así medio bajón, medio del orto, entonces agarra y pone un disco de Jamiroquai.
Y pasa a estar del orto igual, pero moviendo la patita.

Desembarco.
La euforia por encontrar esas tierras no calmaba con el pasar de los minutos. El desembarco fue rápido y el capitán no tardó mucho en darse cuenta que no eran las Indias, el lugar al que había llegado. Era un mundo completamente nuevo, jamás soñado por la gente de su civilización. Vio la belleza de sus playas, su extensa vegetación, su extraña fauna y sintió la paz de sus nativos.
Se dio cuenta que su presencia allí, la presencia de su estirpe solo podría opacar, contaminar el esplendor de esa tierra. Encargó a un par de sus hombres que recogieran provisiones para una travesía de varios meses. Dio media vuelta y mirando con decisión al resto de la tripulación que bajaba de la carabela gritó:
¡Preparen todo! ¡Nos volvemos!
Era el 12 de octubre de 1492.